La hermana Mariana Andrade Beleño, vicaria de la Provincia San Francisco de Asís de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María Auxiliadora, invitó a los laicos a ser misioneros y a colaborar así con la obra de Dios.

“Es la hora del laico, estamos dando una respuesta a la llamada de la Iglesia. Y en esta hora del laico estamos dispuestas a compartir nuestro carisma y misión con ellos y con ellas. Y solemos decir: «Con los laicos somos más»”, expresó la hermana.

La religiosa acompañó este domingo como asesora a las fraternidades que conforman la Asociación de Laicos Misioneros Franciscanos Madre Bernarda (Almaber), que se reunieron en la Casa de la Juventud Villa Bernarda, en Morroa.

Almaber nació hace 16 años y tiene aprobación eclesial de la Arquidiócesis de Bogotá; agrupa a cerca de 34 fraternidades (con 420 laicos activos y 270 laicos consagrados) de los departamentos que conforman la Provincia San Francisco de Asís de Medellín: Sucre, Córdoba, Atlántico, Antioquia, Tolima, Valle del Cauca, Cauca.

Esta asociación de laicos apoya la misión de la Congregación de Hermanas Franciscanas y de las parroquias de las zonas donde ellas hacen presencia.

El motivo del encuentro de este domingo fue el de reunirse con las hermanas que asesoran grupos de laicos y con laicos de los departamentos de la Provincia para fortalecer su consolidación como familia carismática franciscana y como fuerza evangelizadora.

“No interesa fomentar y animar mucho la vocación del laico dentro de la Iglesia, para poder reforzar también la colaboración dentro de las parroquias, dentro de las comunidades, en los lugares donde hacemos presencia”, explicó la hermana Mariana.

Tras un proceso formativo lleno de disciplina y entrega, muchos de los laicos que deciden formar parte de Almaber se consagran y expresan así su compromiso con la misión.

Piedad Barrios Mendoza, coordinadora provincial de Almaber.

Piedad Barrios Mendoza, laica coordinadora provincial de Almaber, contó que la identidad de quienes conforman Almaber es hacer una vida en misión y espiritualidad con el carisma franciscano.

“Como dice nuestra asesora provincial: «Ir donde la vida clama».  Teniendo en cuenta lo que decía santa madre Bernarda, fundadora de nuestra Congregación: «Mi vivir es el Evangelio»”, señaló la coordinadora, quien añadió que el proceso formativo para ser misionero toma dos años.

“No podemos quedarnos en encuentros cada ocho días, sino que tenemos, como dijo el papa Francisco, que ser callejeros de la fe. En la Provincia estamos en un eje que se llama Congregación en salida, y nuestra misión es, precisamente, llevar el Evangelio a aquellos sitios –empezando por nuestras familias, por nuestros trabajos– adonde no haya sacerdotes, adonde no haya representación de la Iglesia”, indicó Barrios.

La misión

“En tiempos fuertes litúrgicos” los laicos de Almaber y sus hermanas asesoras recorren la geografía colombiana para acompañar a aquellas comunidades que carecen de la presencia física de un sacerdote.

“Cada una de las fraternidades tiene en su proyecto pastoral una misión; Aquí en Villa Bernarda (Morroa), hay un equipo de apoyo a las hermanas, quienes durante muchos años han atendido a pacientes enfermos de lepra. Llevamos cinco años acompañándolos, visitándolos, ayudándoles a gestionar proyectos para que tengan una mejor calidad de vida”.

Otras misiones se desarrollan en la fraternidad de Sincé recogen mercados y los llevan a las familias más necesitadas; la fraternidad de San Marcos visita a los barrios más necesitados y en San Onofre se gestiona la fundación de una parroquia.

Si quieres formar parte de esta fraternidad, puedes llamar a la coordinadora al teléfono 3217402343.