Mil 104 jóvenes y adultos de diferentes parroquias de nuestra Diócesis de Sincelejo se han unido más íntimamente a Cristo y su Iglesia para ser testigos de Él mediante el Sacramento de la Confirmación que recibieron de manos de monseñor José Clavijo Méndez.

Desde el pasado 25 de octubre, nuestro obispo ha acudido al encuentro de fieles en parroquias de Sincelejo, Sincé, Galeras, Corozal, San Onofre, San Pedro, Ovejas y San Marcos.

El Sacramento de la Confirmación, junto con el Bautismo y la Comunión, constituye el conjunto de sacramentos de la iniciación cristiana.

También “enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras” (LG 11; cf Ritual de la Confirmación, Prenotandos 2).

El rito de este Sacramento contempla la unción con óleo santo, que, como indica el Catecismo de la Iglesia Católica, nos capacita para irradiar belleza, santidad y fuerza.

El Catecismo también describe los efectos de este Sacramento, que son los siguientes: efusión especial del Espíritu Santo, como fue concedida en otro tiempo a los Apóstoles el día de Pentecostés.

1303 Por este hecho, la Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal:

— nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace decir “Abbá, Padre” (Rm 8,15).;

— nos une más firmemente a Cristo;

— aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo;

— hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia (cf LG 11);

— nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz (cf DS 1319; LG 11,12).