Este 20 de noviembre monseñor José Clavijo Méndez, obispo de nuestra Diócesis, cumple 29 años de haber sido ordenado sacerdote para la Diócesis de Valledupar.

Monseñor no duda en calificar su sí al Señor como lo mejor que ha ocurrido en su vida y añade que nunca se ha arrepentido de haber dado ese paso.

“Al contrario, cada vez encuentro más satisfacciones. Muchas dificultades, sí; pero, igualmente, eso a cualquiera le pasa: que la decisión que tome para su vida no solamente son rosas, también hay espinas”, cuenta el prelado.

El obispo recuerda que la parte más difícil, pero a la vez mas bonita de su ministerio fueron los primeros años, cuando fue asignado a la Parroquia Inmaculada Concepción, de Chimichagua, la tierra de La piragua.

“Aprendí a manejar chalupa, a defenderme en el agua. Por eso, para mí, la Mojana no es ningún misterio. Ya tenía mucha experiencia en el agua. Y allí las tormentas son terribles. La ciénaga es grande y cuando hay tormenta es de respeto. Entonces nos tocaba devolvernos a mitad de camino, si alcanzábamos. O si no, buscar refugio en una isla y esperar ahí a que pasara el ventarrón, porque las olas eran bastante peligrosas”, rememoró el pastor.

La única parroquia rural de monseñor fue la de Chimichagua. Luego ejerció su ministerio en Valledupar, Diócesis que lo envió a estudiar a Roma.

Monseñor aprovechó la fecha pare enviarles un mensaje a los jóvenes, sean hombres o mujeres, con inquietud vocacional o que ya están en institutos de formación para la vida consagrada.

“Si Dios los llama, háganle caso. A veces uno se hace el sordo –a mí me pasó–. Yo quise hacerme el sordo. Pero cuando uno da el paso y lo da convencido, realmente no se arrepiente. Las experiencias son muy bonitas y cada vez mejores. Si Dios llama al matrimonio, maravilloso el matrimonio, formar una familia. Pero si Dios llama al sacerdocio, igualmente. Hay que hacerle caso es a Dios y a la llamada que Él nos hace”.

Confesó que en Valledupar se había enamorado del vallenato, aunque le gusta más el clásico: “Y si es en guitarra, me gusta todavía mucho más. Pero nunca aprendí a cantar una canción, no me sé una completa. Pero sí me hice muy amigo de algunos artistas vallenatos”.

Conoce la vida de monseñor José en este video:

 

Tags: , ,