Los cuatro catecúmenos, antes de recibir los sacramentos de iniciación cristiana.

¿Qué mejor regalo que Jesucristo en esta Navidad? Lo recibieron cuatro jóvenes del barrio Altos de la Sabana, en Sincelejo.

No tuvieron que buscarlo, Jesús, como nos recuerda el papa, salió al encuentro de ellos.

Monseñor José Clavijo Méndez, obispo de nuestra diócesis, llegó hasta la cancha principal y presidió la celebración de la Eucaristía, bautizó a los jóvenes, los confirmó y luego les administró la primera comunión.

Leandro, Tani, Paola y Santiago se vistieron de blanco, signo de la dignidad del cristiano.

Monseñor les recordó que, como Zacarías, hay un antes y un después en su vida con los tres sacramentos que acababan de recibir: el antes, representado en la falta de fe de Zacarías sobre la concepción de Isabel; y el después, en el cántico de Zacarías en agradecimiento al Señor.

Catecúmenos

A quienes llegan a la adolescencia o a la adultez sin bautizarse y por ende sin los demás sacramentos se les conoce como catecúmenos.

Durante la Misa Crismal, el obispo bendice un óleo exclusivo para ellos y ese les fue administrado a los cuatro jóvenes de Altos de la Sabana.

Ellos reciben los tres sacramentos en una misa Eucaristía y sellan así el inicio de su caminar en la vida cristiana.