Los animadores parroquiales de Santiago se reunieron en la casa cural.

Este año será de intensa misión en nuestra Diócesis. 2019 es el año del Sínodo Diocesano “Vengan y verán” (Jn 1,39) y por eso nuestras parroquias se preparan con oración y formación.

Una de ellas es Santiago Apóstol, que cubre el corregimiento del mismo nombre y otros corregimientos de San Benito Abad y Galeras.

El padre José Francisco Anaya Díaz, quien es el párroco, se ha empeñado en formar a los animadores parroquiales para fortalecer la vida cristiana en estas zonas.

“Con ellos se coordinan las celebraciones eucarísticas, los bautismos, matrimonios y se organizan otras actividades parroquiales”, explica el presbítero.

Además de motivar la vida sacramental, también apoyan el sostenimiento económico con la coordinación de actividades para recolectar fondos.

Los animadores de esta parroquia sirven en las poblaciones de Nuevo Doña Ana, Punta de Blanco, Palomo, Baraya y Palmital.

El más reciente encuentro de animadores parroquiales de Santiago tuvo lugar esta semana en la casa cural.

El párroco confía en que sean los laicos los responsables del éxito de la misión mediante la vinculación activa a las labores pastorales.