El grado y la entrega de signos se dio en la celebración de la Eucaristía, presidida por el padre Róberson y concelebrada por los padres Adalberto Sierra y Edinson Arcia y el diácono José Juan Vergara.

La Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Sincelejo sigue dando frutos al servicio del reino de Dios, con la promoción de estudiantes de la Escuela Parroquial de Catequistas (Espac).

Este Domingo VII del Tiempo Ordinario uno de sus laicos se graduó de catequista parroquial y 21 más recibieron de manos del delegado de la Escuela en la Diócesis los signos de la cruz, la Palabra y la luz.

Andrés Peralta Aleán terminó los cuatro niveles de formación que debe cursar un catequista para ser promovido y por eso el padre Róberson Acosta Álvarez, director de la Espac, le entregó el diploma de grado.

Junto con él hubo 21 promovidos de esa misma parroquia que culminaron el primero, segundo y tercer nivel de formación, que son el Precatecumenado, Catecumenado y Mistagogía, respectivamente.

El delegado destacó el tiempo dedicado por los promovidos a la edificación de la Iglesia y la evangelización e invitó a la asamblea a motivarse a estudiar y servir.

El presbítero, quien es también vicario parroquial en la Parroquia El Padre de la Misericordia, en Sincelejo, manifestó que en la promoción debía estar toda la parroquia del Socorro, pues todos los bautizados, como nos lo enseña el Catecismo, tenemos derechos, pero también el deber de formarnos en la fe.

El padre Róberson recalcó que hay tres voluntades necesarias para llevar a buen término un proceso de Espac: la del párroco, la de un laico que coordine el proceso y la del estudiante.

Los laicos que deseen formarse en la Espac pueden pedir información en el 2805271 o ir a la Curia Diocesana en la calle 27 #11-59, del barrio Rita de Arrázola, en Sincelejo.