Ni la Diócesis ni la catedral apoyan o han autorizado manifestaciones políticas en los atrios de la catedral San Francisco de Asís. La Iglesia no tiene candidato propio o partido propio, ha sido el mensaje del vicario general.

Catedratón, el grupo fieles y voluntarios que ha impulsado la reparación de la catedral San Francisco de Asís desde 2014, se pronunció sobre el uso indebido del templete, el más reciente el viernes 23 de agosto de 2019.

El mensaje se suma al de la Mesa de Asuntos Religiosos de Sucre, instancia en la que tienen asiento confesiones católicas y no católicas, que rechazó la utilización del templete para asuntos políticos o bulliciosos.

También al de la Diócesis de Sincelejo por medio de su vicario general, el padre Adalberto Sierra Severiche, quien aclaró que la Iglesia no apoya ni tiene candidato propio o partido político propio; y del padre Ismael Acosta Pineda, párroco de la catedral, en el sentido de respetar los derechos de los demás.

El uso del templete para actos que pueden, equivocadamente, afiliar a la Iglesia o a la catedral con asuntos que se apartan de la misión eclesial ha sido una constante desde la época electoral de 2018.

Para entonces, la Mesa, con el apoyo de los hermanos de diferentes denominaciones religiosas, fue la primera voz en pedir públicamente respeto por la libertad de culto.

Este es el comunicado de Catedratón dirigido a la opinión pública:

LA CATEDRAL DE SINCELEJO NO ESTÁ EN CAMPAÑA POLÍTICA

Aunque no dispongamos de potentes altavoces, nos bastan las fuerzas de la razón y el derecho para manifestar nuestra decepción por la impotencia de nuestras autoridades para garantizar nuestro libre ejercicio del derecho a la libertad religiosa y de cultos.

A raíz de un pronunciamiento público de la Mesa Departamental de Asuntos Religiosos, el señor alcalde de la ciudad, en un programa radial, se comprometió a no otorgar permisos para realizar manifestaciones de tipo político en los atrios de la catedral de Sincelejo, y particularmente en el templete de dichos atrios. Así dio él respuesta al mencionado pronunciamiento de la Mesa. 

Hoy, el señor alcalde y el secretario del Interior nos han asegurado que no han dado permiso para realizar manifestación política alguna en ese espacio. Sin embargo, se realizó, sin el permiso de ellos y en detrimento del libre ejercicio de la libertad religiosa y de culto de los fieles asiduos a la catedral en las misas de 5:00 y 6:00 de la tarde. 

Lamentamos que se haya desconocido nuestro derecho, y manifestamos nuestra preocupación porque tampoco se haya tenido en cuenta lo que las autoridades municipales dispusieron de acuerdo con los compromisos asumidos. 

Estas acciones, arbitrarias en apariencia, no son presagios de paz en una sociedad tan dividida y enfrentada como la nuestra. Por eso pedimos que se respeten las autoridades legítimas y los derechos de los particulares, en este caso los nuestros. 

«El respeto al derecho ajeno es la paz» (Benito Juárez).