Terreno sobre el que la parroquia tiene documentos para demostrar su propiedad.

En los últimos días se ha revivido un conflicto que han mantenido desde los comienzos de su creación la parroquia de San Antonio de Padua, de la ciudad de Sincelejo, y algunos de los miembros de la familia Vergara Hernández por la posesión de un predio urbano identificado con el número predial 700010102000020610014000000000 y la matrícula inmobiliaria 340- 35147, cuya propiedad reclaman ambas partes con sendos documentos de propiedad. En mi calidad de obispo de Sincelejo, expreso el punto de vista de la diócesis y del presbiterio.

1. Conozco cómo se han venido desarrollando los hechos en los últimos días, también que, en nuestra sociedad se ha vuelto frecuente el recurso a la violencia alegando lentitud y parcialidad en la administración de justicia, por lo cual exhorto a no recurrir a estas vías, a llevar a manos de los tribunales competentes el litigio y a estos a que administren pronta y cumplida justicia. Así procederemos como ciudadanos y como cristianos y se fortalecerá la convivencia civilizada.

2. Como ciudadanos y como cristianos, el obispo y el presbiterio rechazamos el recurso a los medios violentos, sean cuales fueren su forma y su procedencia; privilegiamos el diálogo y la solución creativa y pacífica de los conflictos; nos rehusamos a incitar al desprecio o al odio de las personas, incluso si estas se declarasen enemigas nuestras.

3. Como obispo, con todo el presbiterio diocesano, reclamo los derechos de la parroquia, así como reconozco los derechos de los particulares y grupos de la sociedad; también cumplimos lealmente nuestros deberes y exigimos que los demás cumplan igualmente los suyos; así es como se mantienen la seguridad y la justicia social y se garantizan la estabilidad y la paz. Me conforta y estimula la solidaridad de los feligreses de la parroquia de San Antonio de Padua con su párroco y agradezco mucho el respaldo con el que lo han rodeado.

Acceso desde la parte externa del templo al terreno en mención.

4. En los próximos días, en fecha que indicaré oportunamente, concelebraré la eucaristía en el templo de la parroquia San Antonio de Padua, que es lugar de encuentro y reconciliación, con los miembros del presbiterio que puedan acompañarme a reivindicar ese lugar como área privilegiada de celebración de la vida y de proclamación de la buena noticia de Jesucristo.

5. Espero de parte de todos, de las autoridades civiles, de la ciudadanía en general, de todos los responsables de medios de comunicación social o de redes sociales, así como de parte del presbiterio y de los feligreses, el manejo más humano y comprensivo de esta situación, y que cada uno vigile para que esto no perturbe aún más nuestra agitada convivencia social.

6. De manos de Dios, que dirige los corazones humanos al bien, al amor, a la compasión, a la misericordia y a la solidaridad, espero la pronta solución de este asunto para bien de todos.

Sincelejo, 11 de octubre de 2021

Original firmado:

† JOSÉ C. CLAVIJO MÉNDEZ

Obispo de Sincelejo

Parte externa del templo parroquial San Antonio de Padua.