La Infancia Misionera de nuestra Diócesis tuvo un fin de semana de intenso trabajo pastoral. Por un lado, la realización de la Escuela de Liderazgo Misionero Infantil (ELMI), que tuvo lugar en la Casa María Reina, del municipio de Morroa.

Niños, niñas y sus asesores se reunieron para cultivar su vida cristiana en la misión, y cosechar luego frutos espirituales, pastorales, intelectuales y humanos que den testimonio evangélico.

La Escuela terminó el domingo, bajo la dirección del padre Julio Herrera Mendoza, director en el Caribe de las Obras Misionales Pontificias y quien ocupa el mismo cargo en nuestra Diócesis.

Consagración en Sincé

Monseñor José con los niños en Valencia.

La actividad pastoral de la Infancia Misionera continuó en el corregimiento de Valencia, en el municipio de Sincé, donde monseñor José Clavijo Méndez, obispo de nuestra Diócesis, presidió la consagración de 67 niños a esta obra misional.

Con sus pañoleticas amarillas y verdes, los pequeños lucieron sonrientes por decirle a Jesús que quieren caminar junto a él, que han venido a traer fuego a la tierra y quieren que arda sin descansar.

La consagración se dio en medio de celebración de la Eucaristía.

Todas estos momentos nos fortalecen como Iglesia particular que va en busca de la renovación mediante el Sínodo Diocesano “Vengan y verán” (Jn 1,29).