Este 2 de febrero, cuando la Iglesia universal celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, comunidades religiosas de la Diócesis de Sincelejo han reflexionado sobre la Iglesia que estamos renovando a través del Sínodo Diocesano “Vengan y verán” (Jn 1,39).

Cuatro comunidades religiosas participaron en representación de la vida consagrada.

La jornada fue en el salón de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, en Sincelejo, giró en torno al aporte de la vida consagrada al Sínodo, que es caminar juntos para responder a los nuevos tiempos.

Monseñor José Clavijo Méndez, obispo de Sincelejo, intervino con un documento de su autoría: Discernimiento teológico-pastoral. La Iglesia, experiencia gozosa, 

fruto del primer anuncio.

En este, el prelado detalla la experiencia de las comunidades cristianas en el tiempo, dividida en cinco subtemas:

-Primer cambio de época

-Segundo cambio de época

-Urgencia de un cambio de paradigma

-Orientaciones Comunes del Episcopado Colombiano

-Es apremiante un nuevo paradigma

La agenda contó con reflexiones de los padres Adalberto Sierra Severiche, vicario general de la Diócesis de Sincelejo; Víctor Gómez (CMF), vicario de religiosos, y Derian Rodríguez Amaya, director de la Pastoral de la Familia.

Este último invitó a las comunidades religiosas a replantear el quehacer evangelizador y pastoral, a lo cual las hermanas propusieron ideas mediante el esquema de cadena de efectos.

Más de 20 religiosas participaron en representación de la vida consagrada de nuestra Iglesia particular, de las comunidades de Santa Teresita, Santa Rosa de Lima, Misioneras Franciscanas y Lauritas (ver fotos abajo).

Este es el documento expuesto por monseñor José:

Vida Consagrada by on Scribd