Monseñor José Clavijo Méndez, obispo de Sincelejo. Fotografía de archivo.

Monseñor José Clavijo Méndez, obispo de Sincelejo, manifestó su “rechazo contundente y sincero” ante los recientes hechos de violencia en el departamento de Sucre, como la masacre ocurrida el pasado fin de semana en la subregión del San Jorge.

“Una tristeza muy grande que se estén dando otra vez estos hechos en este departamento por esos motivos, cuando ya pensábamos que se había superado la violencia, sobre todo cuando esta violencia llega a atropellar la vida misma de las personas”.

El obispo remarcó que “nada justifica matar a alguien”. “Nada. Ni siquiera una guerra ni siquiera la defensa personal, porque yo para defenderme no tengo que matar”.

“El que atenta contra la vida está atentando contra algo que no le pertenece, la vida es de Dios y no lo digo solo para cristianos. No sé si los que hicieron esto son cristianos, supongo que no lo son. No sé si serán bautizados, pero, realmente, como cristiano y como líder del grupo de católicos, mayoritario en nuestra diócesis, mi rechazo total y mis condolencias a los familiares, realmente hemos orado muchísimo por ustedes y hemos orado por el departamento de Sucre, para que no vuelvan a repetirse estos dolorosos hechos”.

Monseñor recalcó que ningún católico puede estar “ni de acuerdo ni a favor de semejantes cosas porque ya deja de pensar como católico”.

“Lo que el Señor nos dejó en los mandamientos es clarísimo: «No matarás». Y lo que el papa nos acaba de enseñar en la Fratelli Tutti, que es la última encíclica que salió, es que hay otras maneras de arreglar, incluso, para eso está la autoridad. Uno no tiene por qué tomarse por su propia cuenta la justicia, que, en este caso ni siquiera es justicia, es una terrible injusticia la que se toma uno por su cuenta. Nada justifica matar a otra persona. Nada”.

“Puede haber ineficiencia”

El obispo consideró que, aunque ha habido alertas tempranas sobre el riesgo de hechos como los del San Jorge, puede haber una ineficiencia de las autoridades encargadas de agilizar estos procesos.

“Y cuando no hay esa diligencia para hacer las cosas, entonces las fuerzas oscuras aprovechan esa circunstancia para salir con sus objetivos, que, como son fuerzas oscuras, sus objetivos no son para nada buenos, pero hemos de tratar de evitar esto”.

Monseñor, quien por casi seis años ha recorrido ampliamente los sectores rurales de la diócesis –incluidos el San Jorge y la Mojana, que coinciden en extensión territorial con el departamento–, pidió a las autoridades esclarecer cuanto antes este hecho, atender a las alertas tempranas y hacer todo lo posible para cumplir las funciones del Estado, que son la protección de la vida y de la honra de todos los ciudadanos sin importar ni su condición social ni el partido político en el que estén.

“Todos los ciudadanos merecen que el Estado proteja su vida, su honra y sus bienes”.