La Conferencia Episcopal de Colombia rechazó este jueves 12 de mayo, la sentencia de la Corte Constitucional, en la que despenaliza el Suicidio Médicamente Asistido (SMA) y expresó su profundo dolor frente a esta decisión.

La Conferencia Episcopal, en armonía con la perenne enseñanza de la Iglesia y de su opción fundamental de servir integralmente al ser humano, y haciendo propios los sentimientos del pueblo creyente, recibe con profundo dolor la decisión de la Corte Constitucional de favorecer el Suicidio Médicamente Asistido (SMA)“.

Tras conocer la noticia, los obispos emitieron un comunicado en el que hacen un llamado a las autoridades del país para que, “siendo consecuentes con el valor inviolable de la vida humana, conforme lo consagra la Constitución colombiana (art. 11), las decisiones que se tomen estén encaminadas a su protección, defensa y cuidado y no a su destrucción“.

Igualmente se dirigen a aquellas personas que sufren y a sus familias, exhortándolas a rechazar “la tentación, a veces inducida por los cambios legislativos, de usar la medicina para producir la muerte“.

Finalmente, resaltan que se debe garantizar el derecho fundamental a la objeción de conciencia personal, “así como a que sean salvaguardados los principios de la misión y visión de las Instituciones conforme a su naturaleza, que las identifica en favor de la vida“.