Uno de los momentos espirituales y formativos que viven cada año los estudiantes y catequistas de la Escuela Parroquial de Catequistas (ESPAC) de la Diócesis de Sincelejo es el de la revisión de vida, también llamada “del estado del alma”.

Así se refiere a ella el padre Róberson Acosta Álvarez, director de la ESPAC diocesana, quien este fin de semana acompañó esta actividad en la sede de la Renovación Carismática Católica, donde concurrieron 50 bautizados.

El presbítero explicó que se trata de un momento para avivar el fuego y animar a la perseverancia de los laicos.

“Es una revisión del estado del alma, de la vida espiritual, de las convicciones cristianas y de los compromisos asumidos”, resumió sobre este encuentro donde los catequistas tocan su parte humana a la luz de la fe.

Todas las vicarías (zonas) de la Diócesis de Sincelejo vivirán este año tres encuentros de revisión de vida.

Los primeros en encontrarse fueron los catequistas y estudiantes –de todos los niveles formativos– de las dos vicarías de Sincelejo: Inmaculado Corazón de María y San Francisco de Asís.

Próximamente

En la agenda de la ESPAC para este año litúrgico están el retiro de Cuaresma, el 5 de marzo, mientras que la próxima revisión de vida será el 12 de marzo en el municipio de Sincé.