El Pontífice aterrizó en tierra maltesa poco antes de las 10 de la mañana. Inicia así su 36° viaje apostólico internacional en el que el Sucesor de Pedro confirmará en la fe a los presentes en la isla, llegada y puerta de esperanza para muchos migrantes, en la que Pablo comenzó su labor evangelizadora tras un naufragio, como se relata en los Hechos de los Apóstoles

A las 9.50 el avión A320 de la compañía aérea ITA Airways con a bordo el Papa Francisco aterrizó en el aeropuerto internacional de Malta, tras una hora y media de vuelo, donde tuvo lugar la ceremonia de bienvenida.

Una peregrinación de menos de cuarenta y ocho horas “breve, pero bella”, como dijo el mismo Pontífice en el avión, donde, saludando a los periodistas de su séquito, dijo que la idea de un viaje a Kiev es una propuesta que está sobre la mesa.

Al tocar suelo maltés, el Pontífice fue recibido por el Presidente de la República, George William Vella y su esposa. Dos niñas vestidas con trajes típicos le ofrecieron flores. Como de costumbre, se presentaron las delegaciones de ambos países y se escucharon los himnos.

Francisco se dirigió seguidamente hasta al Salón Presidencial y Ministerial desde donde partió hacia el Palacio del Gran Maestre, residencia oficial del presidente de Malta, en el centro de la capital, La Valeta, donde tendrá lugar la visita de cortesía al Jefe de estado maltés.

El Papa mantendrá también un breve encuentro con el Primer Ministro del país, Robert Abela.  Finalmente, en la Sala del Gran Consejo del Palacio del Gran Maestre, se reunirá con las Autoridades del país y tendrá su primer discurso en tierra maltesa, mientras que por la tarde se trasladará a la isla de Gozo para un encuentro de oración en el Santuario Nacional de Ta’ Pinu.

El saludo a los periodistas y el dolor de Daniel

La periodista Eva Fernández entrega al Papa el cuadro del joven migrante Daniel

La periodista Eva Fernández entrega al Papa el cuadro del joven migrante Daniel

Durante el vuelo, el Santo Padre saludó a los periodistas que lo acompañaban en el avión papal. De manos de la periodista Eva Fernández, el Papa recibió un cuadro de un joven migrante, Daniel Jude Okeoguale, que representa su naufragio en el que no pudo salvar a otros migrantes que cruzaban con él Mediterráneo. Francisco se acordó de él, pues ya había recibido otro cuadro suyo.

“No estoy seguro de que este cuadro refleje lo que realmente siento, porque mi corazón sigue sangrando. Una parte de mi alma fue arrancada el día del naufragio”, afirma el joven en la explicación en el reverso del cuadro. “Por más que extendí mis manos, no pude salvar a mis hermanos de la muerte. El único que pude arrastrar al bote no quiso que lo salvara cuando se dio cuenta de que no podría salvar a los demás. Su deseo era ganar dinero en Europa para poder ayudar a su madre en Nigeria. Otro de mis hermanos quería ser futbolista profesional. Otro soñaba con ser artista. Esa noche, ante mis ojos, se ahogaron en el Mediterráneo. Estoy muy triste, pero prometo no llorar”.

El Papa saluda a los periodistas en el vuelo hacia Malta
El Papa saluda a los periodistas en el vuelo hacia Malta
El Papa en la ceremonia de bienvenida con el Presidente maltés, George Vella
El Papa en la ceremonia de bienvenida con el Presidente maltés, George Vella
La firma del Libro de Honor en el Palacio del Gran Maestro
La firma del Libro de Honor en el Palacio del Gran Maestro