Encuentre el audio al final de esta nota.

Monseñor José Clavijo Méndez, obispo de nuestra Diócesis, resaltó durante la solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo celebrada este domingo en la Catedral San Francisco de Asís, la importancia de la Eucaristía en la vida del cristiano.

 

«El que me mueve a venir a la Eucaristía es Cristo mismo, que me salva, que actúa; necesito su actuación en mi vida. Y por eso, aunque no haya intención de ningún familiar mío, yo vengo a la Misa, porque vengo por Cristo, para sellar con él esta alianza, porque lo necesito, porque mi vida sin la Eucaristía no sería nada ni tendría sentido», expresó.

El prelado definió la Eucaristía como un gozo que debe involucrar a la familia: «Por eso me preocupa cuando en la Eucaristía veo solo cabellos blancos o grises. No estamos involucrando a la familia. ¿Qué ha pasado? ¿Por qué una generación va por un lado y otra por otro?», se preguntó.

 

En sintonía con el Sínodo Diocesano “Vengan y verán” (Jn 1,29), monseñor pidió que desde el nieto recién nacido hasta el abuelo se den a la tarea de que la vida cristiana de la Diócesis ponga a Dios en primer lugar.

 

Tras presidir la celebración de la solemnidad, monseñor participó en la procesión de Corpus Christi en el perímetro de la Catedral. 

 

Niños y adultos se dieron cita en la manifestación de fe, en la que se hizo hincapié en la unidad y en la fuerza evangelizadora que nos propone el Sínodo.

Monseñor José en el templo de la Parroquia Santísimo Sacramento.

 

En la noche, monseñor presidió la celebración de la Eucaristía en la Parroquia Santísimo Sacramento, en el barrio El Progreso, sur de Sincelejo, que celebró este domingo su fiesta patronal.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=z5TOz2srVTM[/embedyt]