Monseñor José Clavijo Méndez, obispo de nuestra Diócesis, está Bogotá donde participa de la CVI asamblea plenaria del episcopado.

El tema de discernimiento de esta edición es los movimientos apostólicos y las nuevas comunidades.

Monseñor declaró en una rueda de prensa antes de partir a la capital del país, que los movimientos apostólicos son una realidad que muestra un nuevo rostro de la Iglesia.

“Básicamente, hablaremos sobre eso, aunque también hay espacio para analizar la realidad social del país y para hacer como un observatorio de esta realidad, después de todo este tiempo de política tan fuerte que hubo”, sostuvo.

Nuestro obispo explicó que mirar esa realidad es una forma del episcopado estudiar cómo la Iglesia puede colaborar a seguir luchando por un país mejor.

“Encuentro (sobre la política) que se han calmado un poquito los ánimos, no sé si por el fútbol –que sirve de narcótico. Han bajado, o están en un tiempecito de vacaciones, tomando fuerzas y respirando porque la lucha política tiene que seguir. De todas maneras, invito a que no nos polaricemos, a que no sigamos con esas rencillas, que son gratuitas y que muchas veces se hacen, sobre todo en redes sociales, con afirmaciones solamente por herir”, añadió.

El jerarca precisó que dentro de las “pobres capacidades” del nuevo Gobierno, “pues ni el presidente que se va ni el que llega son Dios ni tienen la varita mágica para resolver los problemas”, debe haber una lucha muy directa y eficaz contra la corrupción.

“Pienso que ese el mayor mal que tenemos en estos momentos. Que se haga todo lo que haya que hacer desde el punto de vista legal para acabar con ese flagelo que impide que los pueblos progresen, porque si la plata que entra por impuestos se gasta en lo que no es, en el bien particular y no en el bien común, pues eso es un cáncer que estamos viendo crecer”, anotó.