Hace más de un año que llegó a la Diócesis de Sincelejo el Camino Neocatecumenal, un regalo que monseñor José Clavijo Méndez, impulsor de esta experiencia en el país, quería darle a esta jurisdicción.

La primera comunidad que se formó se dio cita martes y jueves en la catedral de la catedral San Francisco de Asís y fue formada por un sacerdote y dos laicos.

Así se ha mantenido una comunidad evangelizada que celebra la eucaristía cada semana en el salón de reuniones de casa cural de la catedral.

La segunda fase de misiones del Camino en la Diócesis de Sincelejo vino hace unos meses a formar a quienes ha manifestado su deseo de seguir a Cristo desde esta experiencia nacida en España en 1964.

El carisma de este movimiento eclesial es la formación permanente de sus miembros y su servicio es, como en todas las asociaciones laicales, la catequesis.

Nuevos frutos

Mientras se forma un grupo del Camino en la catedral, en la Parroquia Santísimo Sacramento, al lado del Monasterio Santa María del Rosario, en Sincelejo, ya hay un grupo de hermanos avanzando en su formación.

Estos nuevos hijos del Camino recibieron el 11 de septiembre, de manos de monseñor José, la entrega de la Palabra como impulso a un siguiente nivel formativo.

La promoción fue en la celebración eucarística de las 7 de la noche con una nutrida asistencia de la comunidad y con el modo propio del Camino.